Alimentación intuitiva: qué es y 2 razones para practicarla

La alimentación intuitiva es un componente esencial de una alimentación saludable que te ayuda a comer de una forma más natural, fluida y libre.
alimentación-intuitiva-portada

Típicamente abordamos el proceso de comer saludable al usar nuestra razón y así adquirir conocimientos de la ciencia de nutrición.

¿Cuántos gramos de proteína necesito?

¿Cuántas veces debo de comer al día?

¿Qué carbohidratos son los más nutritivos?

Este enfoque racional es importante y necesario. 

Sin embargo, es un enfoque incompleto. 

Para comer saludable es igual de importante y necesario usar nuestra intuición

Es necesario darle igual importancia a lo que visceralmente sentimos y a lo que racionalmente pensamos. 

Aquí es donde entra la alimentación intuitiva. 

razón vs. intuición

¿Qué es la alimentación intuitiva? 

Mientras que siempre hemos sido capaces de usar nuestra intuición para alimentarnos, el concepto de «alimentación intuitiva» es relativamente reciente: fue acuñado en los 90 por dos nutriólogas estadounidenses, Evelyn Tribole y Elyse Resch. 

Dependiendo a quién le preguntes o qué fuente leas, encontrarás diferentes maneras de describirla.

Te comparto mi descripción.

La alimentación intuitiva es un estilo de alimentación que promueve dos cosas:

  1. Comer según nuestras señales fisiológicas internas de hambre y saciedad.
  2. Cultivar una buena relación con la comida.

Brevemente veamos cada punto.

1. Comer según tus señales fisiológicas internas de hambre y saciedad 

Al comer intuitivamente la mayoría del tiempo comes cuando estás físicamente hambriento y terminas de comer cuando estás físicamente satisfecho.

Y para lograr esto es necesario desarrollar la habilidad de escuchar tu cuerpo, es decir, poder percibir tus señales físicas internas, interpretarlas correctamente y confiar en ellas para guiar tu alimentación.

El problema es que rara vez lo escuchamos.

Comemos, no porque sintamos hambre física, sino porque “es hora”, traemos antojo o hay comida enfrente de nosotros.

Y terminamos de comer, no porque estemos físicamente satisfechos, sino hasta acabar toda la comida en el plato, hasta que terminan de comer los demás, hasta cumplir con cierto número de calorías o hasta que estamos incómodamente llenos.⁠

Esta inhabilidad de escuchar al cuerpo tiende a dificultar comer en línea con nuestras necesidades fisiológicas.⁠1fuente, fuente

En cambio, al escucharlo mejor podemos más adecuadamente regular cuándo y cuánto comer.

Por ejemplo, en un estudio un grupo de personas aprendieron a comer al responder a sus sensaciones físicas de hambre (rugidos o sensaciones de vacío en el estómago), es decir, comían solo cuando sentían hambre física. Después de 5 meses de alimentarse de esta manera, los participantes con sobrepeso comieron en promedio 697 calorías menos por día lo que a su vez se tradujo en una pérdida de 6.7 kilos. En cambio, las personas con un rango de peso saludable mantuvieron su peso. 

Ahora, es normal que no siempre comas según tus señales internas de hambre y saciedad. Habrá ocasiones en las comerás por otras razones. Esto es esperado.

Por ejemplo, vas a una fiesta de cumpleaños en el que te ofrecen pastel y no sientes absolutamente nada de hambre, pero decides comer para celebrar con los demás. Comes una rebanada, la disfrutas y sigues con tu día. Esto también es parte de comer intuitivamente.

Lee más acerca de cómo usar tus señales internas de hambre y saciedad.

2. Cultivar una buena relación con la comida 

Nuestra relación con la comida es la compleja interrelación de comportamientos, actitudes y pensamientos que giran alrededor de comer y la comida. 

Si tenemos una mala relación con ella –si nos restringimos excesivamente (y después nos excedemos), si seguimos reglas rígidas e inflexibles, si frecuentemente nos preocupamos por qué comer (o no comer) o si nos castigamos por haber comido “mal”– es difícil escuchar y correctamente interpretar nuestras señales internas de hambre y saciedad.

De hecho, tener una buena relación con la comida implica usar a nuestras señales internas como una fuente útil de información para regular nuestra alimentación. Por ejemplo, podremos efectivamente distinguir entre hambre física de un antojo o de ansiedad, y con base en esta distinción tomar una decidir consciente de comer (o no). 

Lee más acerca de cómo cultivar una buena relación con la comida.

¿Qué diferencias tiene con la alimentación consciente (o mindful eating)? 

La alimentación intuitiva y la alimentación consciente han sido caracterizadas de diferente manera tanto en la literatura científica como en medios populares. Dependiendo de donde busques, encontrarás diferentes descripciones. 

Por ejemplo, la alimentación intuitiva se ha caracterizado más por comer según señales de hambre y saciedad y por mejor la relación con la comida, mientras que la alimentación consciente por prestar atención a la experiencia y el acto de comer. 

Sin embargo, son conceptos que se superponen. 

Lo que los une es que ambos se enfocan en cómo comer y cómo relacionarse con la comida, en vez de qué alimentos específicos comer. 

La definición que les demos no importa. Lo que importa es que son herramientas que nos benefician y que forman parte de una alimentación saludable.

Beneficios de la alimentación intuitiva 

Usemos a la parte racional de nosotros mismos para conocer más sobre algo intuitivo. 

¿Qué es lo que dicen las investigaciones científicas acerca de la alimentación intuitiva? 

Los estudios que la han evaluado son limitados y con variadas metodologías, sin embargo, podemos afirmar con cierta confianza que el principal beneficio de comer intuitivamente es que incrementa nuestro bienestar mental al ayudarnos a mejorar nuestra relación con la comida, con nuestro cuerpo y con nosotros mismos.2fuente, fuente, fuente

Y mientras que el objetivo de la alimentación intuitiva no es explícitamente comer menos ni perder peso, comer según tus señales de hambre y saciedad sí puede ayudar a regular cuánto comer y así mantener o perder peso como un efecto secundario.3fuente, fuente, fuente

Tiene sentido: comer sin sentir hambre física significa comer sin que haya una necesidad fisiológica de comida, y comer hasta estar muy lleno es comer más allá de lo que se necesita. Si aprendemos a escuchar, interpretar y usar nuestras señales fisiológicas internas como guía, es esperado que se comerá en línea con nuestras necesidades. 

Un beneficio adicional de la alimentación intuitiva, y uno de los más importantes, es que lo puedes poner en práctica cuando sea, donde sea y con cualquier tipo de alimento. 

No siempre tendrás acceso a alimentos saludables, pero siempre puedes comer según tus señales internas de hambre y saciedad. 

La alimentación intuitiva en perspectiva 

Comer intuitivamente es un componente esencial de una alimentación saludable, pero por sí misma no es suficiente.

También necesitamos enfocarnos en qué alimentos comer y en conocer conceptos básicos de nutrición.

La intuición y la razón no son conceptos que van por separado, están íntimamente relacionados. Necesitamos de ambos para mejorar nuestro cuerpo y salud.

Transforma tus hábitos, mejora tu relación con la comida y aprende a comer de forma natural, consciente e intuitiva.

Si…

… batallas en controlar antojos,

… se te hace difícil lidiar con comer por estrés, aburrimiento o ansiedad,

… estás cansado del vaivén de restricciones y excesos,

… sientes que hay un descontrol en tus hábitos de alimentación,

… y quieres que comer saludable sea un proceso relajado, natural y fluido que no tome tanto de su atención y energía.

Mi programa Come Libre puede ayudarte. Aprende más del programa aquí.

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Aprenderás a comer mejor sin complicarte la vida.
26 lecciones, una cada día, de no más de 5 minutos.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

2 comentarios en “Alimentación intuitiva: qué es y 2 razones para practicarla”

  1. Comes algo de carbohidratos y piensas “ya valió todo”, “lo arruiné”, “rompí la dieta” y tiras todo fuera de borda: “si ya rompí la dieta, mejor la rompo como se debe” y comes todo lo que puedas.
    Gracias por todo su contenido, y me identifique totalmente con esto jaja. Que triste jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

Curso gratis

Aprende a comer mejor sin complicarte la vida

26 lecciones, una cada día,
de no más de 5 minutos.