Gracias por todo, por qué la gratitud beneficia tu salud y cómo cultivarla

Cultivar gratitud en tu vida es una de las cosas más simples que puedes hacer para mejorar tu salud e incrementar tu bienestar. Sigue leyendo para descubrir cómo lograrlo. 
gratitud

Lo “malo” es más fuerte que lo “bueno”.1fuente

Es decir, la información negativa tiende a impactarnos mucho más que la positiva. A este fenómeno se le conoce como sesgo de negatividad e influye en cómo pensamos, cómo nos sentimos y cómo actuamos. 2fuente

Esta es una de las razones por las que:

  • Tendemos a enfocarnos más en lo que hacemos mal en lugar de lo que hacemos bien, en lo que no tenemos en lugar de lo que sí poseemos o en lo no hemos logrado en lugar de todo lo que hemos avanzado.
  • Respondemos más emocionalmente hacia estímulos adversos que aquellos placenteros (por ejemplo, un insulto vs. un cumplido).
  • Aprendemos más a partir del dolor y sufrimiento que del gozo y placer. 
  • Prestamos más atención a información negativa que positiva (una razón por la que los noticieros reportan principalmente malas noticias).3fuente

Se piensa que este sesgo provee una ventaja evolutiva ya que para sobrevivir es mucho más crítico evitar estímulos dañinos que perseguir estímulos benéficos –oigo un ruido cercano en la selva (¿será un leopardo que me quiere comer?), mejor escapo y me abstengo de recolectar fruta–. 

Pero en la vida moderna donde sobrevivir no es una preocupación constante, el sesgo de negatividad no es tan útil cómo antes lo era y puede ser un obstáculo hacia nuestro bienestar físico y mental.

El sesgo hacia lo negativo puede no predominar en algunas personas, aunque es común que se presente otra de nuestras tendencias: pasar por alto lo positivo. En otras palabras, damos por hecho lo bueno que hay en nuestras vidas y no nos damos cuenta de ello hasta que lo perdemos.

En lo personal, dí por hecho mi salud y mis capacidades físicas hasta que fui plagado por dolor crónico durante más de 6 años. 

No tenemos que esperar a que un evento desafortunado se entrometa en nuestras vidas para apreciar todo lo que gozamos. 

Podemos subvertir nuestra tendencia biológica hacia lo negativo mediante la práctica de gratitud. No solo nos sentiremos mejor, sino que también mejoraremos nuestros hábitos y salud.

Beneficios de la gratitud  

La gratitud es tanto el acto de reconocer y apreciar lo bueno en la vida, como el estado emocional que experimentamos al hacer dicho reconocimiento y apreciación. Es algo que practicamos y que sentimos. 

El beneficio más consistente de cultivar gratitud es que mejora nuestro bienestar mental, es decir, mejora el estado de ánimo, felicidad, satisfacción en la vida y disminuye estrés, depresión, ansiedad y pensamientos negativos repetitivos.4Según una reseña de 38 estudios y según este estudio

Y debido a que nuestras emociones impactan en nuestra fisiología, no dudaría que a largo plazo practicar gratitud también tenga efectos positivos en nuestro bienestar físico. Un estudio, por ejemplo, notó que su práctica disminuía marcadores de inflamación, aunque otro estudio no vio efectos.

Mientras que la gratitud nos ayuda a sentirnos mejor en general, sus efectos parecen permearse en contextos específicos. Por ejemplo, una investigación encontró que diariamente reconocer y agradecer aspectos de tu vida ayuda a sentirte más cómodo en tu cuerpo y a mejorar tu relación con la comida5fuente

Adicionalmente, varios estudios han encontrado que la práctica de gratitud incrementa la calidad de sueño.6fuente Tiene sentido, sentirse agradecido conduce a una mente más tranquila que facilita el descanso. 

Veamos cómo cultivarla. 

Cómo cultivar gratitud en tu vida

Sentirnos agradecidos y reconocer lo positivo de nuestras vidas no es algo que surge naturalmente en la mayoría de nosotros. Para cultivar esta cualidad mental se requiere de practicar. 

Hay 3 maneras de practicar cada día, de menor a mayor potencia: 

  • Piensa acerca de 1-3 cosas en tu vida por las que estás agradecido (Estoy agradecido por…). 
  • Escribe acerca de 1-3 cosas en tu vida por las que estás agradecido.
  • Di en voz alta 1-3 cosas en tu vida por las que estás agradecido.

Recomiendo empezar escribiéndolo o diciéndolo en voz alta a ti mismo cada día durante al menos dos semanas. No toma más de 3 minutos. 

diario de gratitud

Conforme más practiques, pensamientos de gratitud empezarán a surgir de forma natural, es decir, se convertirán en un hábito de tu mente. 

Podemos intencionalmente expresar gratitud hacia cualquier aspecto de nuestras vidas:

  • Una relación personal 
  • Una experiencia (cotidiana o no)
  • Una mascota 
  • La naturaleza
  • Una cualidad personal
  • Algo material
  • Todas las cosas positivas que damos por hecho (como tener acceso agua potable o tener la capacidad de leer estas palabras). 

A continuación haré especial énfasis en tres aspectos. 

1. Gratitud hacia el cuerpo 

Sentirnos insatisfechos con nuestro cuerpo es la norma, no la excepción. 

Nos enfocamos en sus imperfecciones y damos por hecho todo lo que hace por nosotros. 

Para sentirnos cómodos y en paz con nuestro cuerpo –el único vehículo que tenemos para navegar nuestras vidas– la solución no está en cambiarlo hasta que cumple con cierto ideal (nunca llegará), sino cambiar la manera en que nos relacionamos con él. Desarrollar gratitud hacia él es parte del proceso.

Lee los siguientes enunciados y evalúa qué tanto te identificas con ellos:7Adaptados de Alleva et al, 2017

  • Aprecio lo que mi cuerpo es capaz de hacer.
  • Me siento agradecido por la salud de mi cuerpo, incluso si no siempre goza de la salud que me gustaría.
  • Aprecio que mi cuerpo me permite comunicarme e interactuar con otros.
  • Reconozco y aprecio cuando mi cuerpo se siente bien. 
  • Aprecio que mi cuerpo me permite involucrarme en actividades que disfruto o que considero importantes. 
  • Siento que mi cuerpo hace mucho por mí. 
  • Respeto mi cuerpo por las funciones que desempeña. 

Podemos no estar satisfechos ni conformes con algo de nuestro cuerpo, pero aún así podemos aprender a apreciarlo. 

Cómo practicar

Cada día, expresa gratitud hacia algo que tu cuerpo te permite hacer (y que comúnmente das por hecho) o hacia algo que te gusta de tu cuerpo. Usa la lista de arriba para ideas. 

2. Gratitud hacia la comida

Damos a la comida por hecho. Ahí siempre está. Nunca nos ha faltado.

En el típico supermercado tenemos una infinidad de alimentos de todas partes del mundo. Con unos cuantos clics en nuestro celular, comida llega a nosotros en menos de 1 hora. Esto era inimaginable hace 50 años.

Lo único que sabemos es que la compramos en el supermercado, pero no nos cuestionamos ni de dónde viene ni de lo que se requiere para que llegue a nosotros.

En Japón es costumbre comenzar cada comida con la palabra itadakimasu, que se traduce como “recibir humildemente”.

Esta frase expresa gratitud hacia todos los que desempeñaron un papel en proveer la comida que se está a punto de comer y reconoce a todos los seres vivos que dieron su vida para que nutrirnos, para darnos vida.

Mientras que no tenemos una palabra específica para expresar gratitud hacia la comida, podemos sentirnos agradecidos al reconocer cada paso que se requiere para que podamos nutrirnos. 

Podemos dar gracias a:

  • La madre naturaleza por crear comida (el sol, la tierra, el agua, las abejas que polinizan las plantas…)
  • Los agricultores que plantaron las semillas o alimentaron a los animales
  • Los trabajadores que recolectaron la cosecha
  • Los animales que dieron sus vidas para así nosotros nutrirnos
  • El piloto o capitán de barco quien transportó la comida de otra parte del mundo
  • El camionero que transportó la comida hasta el supermercado
  • Los empleados que colocaron los alimentos en las repisas del supermercado
  • Los empleados que nos atendieron al hacer las compras
  • Los cocineros y meseros que nos atendieron al comer en un restaurante
  • La persona quien preparó la comida en nuestro hogar
Cómo practicar

Cada vez que comas, agradece algún aspecto de tu comida. Reconoce y agradece a todas las personas y/o seres vivos que ayudaron a que esa comida o alimento llegara a tu plato.

3. Gratitud hacia el privilegio de poder mejorar tu cuerpo y salud

Por que eso es, es un privilegio que tengamos la oportunidad, el tiempo y el dinero para invertir en nuestro cuerpo, alimentación y salud. 

Muchos no gozan de esta oportunidad. Considera que 820 millones de personas en el mundo no tienen suficiente comida para nutrirse apropiadamente. 

Somos afortunados.

Gracias por leer

Expresar gratitud no es ser conformista ni autocomplaciente. Es un reconocimiento explícito de lo positivo que hay en nuestras vidas mientras hacemos un esfuerzo por mejorar. Y curiosamente, este mismo reconocimiento es parte del proceso de mejora. 

La práctica de gratitud, acompañada de otras prácticas mentales como autocompasión o meditación, suma a nuestros esfuerzos por gozar de bienestar y disfrutar nuestras vidas.

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Apúntate gratis al
curso de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.