Alimentos orgánicos, ¿en realidad son más saludables?

organico-portada

Las personas consumen alimentos orgánicos principalmente porque piensan que son más saludables, seguros (“no tienen pesticidas”), de mayor calidad y de mejor sabor.

Estas razones cada vez pesan más: el 45% de la población estadounidense trata de incluir productos orgánicos en su dieta. La industria orgánica ha crecido gracias a esto: sus ventas se han duplicado en tan solo 6 años, de $21.1 billones en el 2008 a $43.3 billones en el 2015. ¿Está justificado este crecimiento?

¿Los beneficios a la salud y la seguridad de los productos orgánicos son solo percepciones o en realidad hay evidencia que los avala?

 

¿Qué significa que un alimento sea orgánico?

Para analizar algo, primero es necesario definirlo.

El término orgánico aplicado a la comida apareció por primera vez en los 40. Se usaba para describir métodos de cultivar comida sin químicos sintéticos y en sintonía con la manera que opera la naturaleza.

Cuando pensamos en orgánico usualmente nos referimos a la definición anterior. Imaginamos vacas y gallinas en un campo verde, pastoreando libremente durante todo su ciclo de vida. Y pensamos en una variedad de frutas y verduras cultivadas en el mismo campo.

Sin embargo, hay una gran discrepancia entre nuestras percepciones de la comida orgánica y lo que un producto certificado orgánico realmente es: un alimento que cumple con los requisitos que un documento de 80 páginas estipula, los cuales están lejos de referirse al ideal orgánico en el que regularmente pensamos.1USDA, SAGARPA

Debido a la amplitud del tema, en este artículo solo me centraré en hablar de los vegetales orgánicos, en la parte dos hablaré de los animales.


¿Qué significa ser un vegetal certificado orgánico?

  • Está prohibido el uso de organismos transgénicos o modificados genéticamente.
  • Se utilizan fertilizantes orgánicos en lugar de sintéticos (composta y estiércol, por ejemplo).
  • Sí se pueden usar pesticidas sintéticos, aunque la selección permitida es menor.
  • Se permite el uso de monocultivos y las rotaciones no son obligatorias, prácticas que llevan a menor producción y que son más propensas a enfermedades.2estudio, estudio, estudio
  • Se promueven técnicas de labranza para controlar hierbas no deseadas, una práctica que aplicada excesivamente daña la salud de la tierra (reduce su actividad biológica, facilita la erosión y  libera más nitrógeno al aire, lo que provoca una mayor necesidad de fertilizantes).3estudio, artículo

Los requisitos para que un alimento sea orgánico son vagos, muchos de ellos son escritos como recomendaciones, no como obligaciones.

Michael Pollan se refiere a este tipo de producción como orgánico industrial, en el que se usa el mismo modelo de la agricultura convencional, solo con algunas restricciones. Esta definición industrial de orgánico está muy lejos de cumplir con los ideales del significado original de la palabra.

A través de este artículo, cuando hable de orgánico me referiré a la definición industrial que acabo de describir. No abarcaré las implicaciones medioambientales de este tipo de producción, solo me centraré en una cosa: ¿consumir vegetales orgánicos es más saludable que consumir los convencionales?

 

Vegetales orgánicos a prueba

La agricultura convencional, en su búsqueda por cosechar más y más, selecciona métodos de cultivo (uso de fertilizantes y pesticidas, por ejemplo) que incrementan la cantidad de vegetales producidos, pero que tienden a disminuir la concentración de vitaminas y minerales en ellos –desde los años 40 se han observado decrementos que van desde 5% hasta 40%–.

En otras palabras, los métodos convencionales de agricultura producen vegetales con nutrientes diluidos, con menos vitaminas y minerales que las cosechas de hace 50-70 años.

Una alternativa que muchos proponen a este efecto de dilución es la agricultura orgánica. A pesar de esta propuesta, la misma USDA, la reguladora más grande de alimentos orgánicos, expresa que “nuestras regulaciones no abordan la seguridad y nutrición alimentaria.” Aunque esto no nos dice nada acerca de si son más saludables o no.

Algunos análisis han encontrado inconsistencias en la calidad nutricional de vegetales orgánicos y convencionales, concluyendo que lo orgánico no es superior.4reseña, reseña, reseña

Estos resultados se pueden deber, en parte, a que existen muchas variables que pueden afectar la calidad nutricional de una fruta o verdura: métodos de cultivo, clima, geografía, variedad genética, grado de madurez, etc.

Una forma de disminuir estas variaciones es estudiar cultivos orgánicos y convencionales adyacentes que crezcan bajo las mismas condiciones (mismo clima, época del año, variedad genética, etc.), la única diferencia siendo el método de cultivo. Algunos estudios han hecho esto:

  • Moras, fresas y maíz cultivadas orgánicamente contenían mayores niveles de polifenoles (20−60% más) y vitamina C (20-50% más).
  • No se observaron diferencias en la concentración de polifenoles en 3 variedades de fresas y manzanas cultivadas orgánica y convencionalmente.
  • Tomates cultivados orgánicamente tenían una mayor concentración de carotenoides (42%) y vitamina C (31%).
  • Ciruelas cultivadas orgánicamente tenían más potasio, zinc y magnesio. La concentración de polifenoles y vitaminas A, E y C dependía de si la tierra era labrada o no. Si la tierra era labrada en la cosecha orgánica, la cosecha convencional era superior; si no, se observaba lo contrario. En otras palabras, orgánico no significa superioridad automáticamente, depende de qué métodos se utilicen.
  • Como estos estudios hay 4 más que encontraron que lo orgánico es superior 5estudio, estudio, estudio, estudio, y uno que no encontró diferencia.

¿Conclusión?

Mientras que existe variabilidad en los resultados (debido a los distintos métodos de cultivo usados), se puede decir que, en promedio, los vegetales orgánicos contienen más nutrientes que los convencionales –7 de los 10 estudios que revisé indican esto–.

Un análisis de 343 estudios en 14 países apoya esta visión: encontró que consumir vegetales orgánicos resultaría en un aumento de un 20-40% en la ingesta de polifenoles y flavonoides, lo cual equivaldría a la cantidad de antioxidantes obtenidos en 1 o 2 frutas/verduras extra por día. También observaró que los vegetales orgánicos tienen una mayor concentración de carotenoides y vitamina C, aunque una menor concentración de vitamina E. En el caso de los minerales, no se encontraron diferencias entre cosechas orgánicas y convencionales.

 

¿A qué se pueden deber las diferencias?

Debido a que los cultivos orgánicos usan menos insumos externos (fertilizantes, pesticidas, etc.), las plantas están sujetas a más estrés (en forma de ataques de pestes y enfermedades), el cual desencadena los mecanismos de defensa de la planta que conducen a una mayor producción de antioxidantes. En otras palabras, las plantas orgánicas tienen que trabajar más para mantenerse saludables, mientras que en los cultivos convencionales el trabajo es hecho por ellas (una zanahoria puede pensar: “para que produzco antioxidantes si ya me dan nutrientes y me protegen de todo al darme pesticidas y fertilizantes”). Es análogo a inyectarte testosterona todos los días, tu cuerpo diría: “para que produzco testosterona si ya me la están dando”.

De las misma forma que el estrés en dosis adecuadas es bueno para nosotros, también lo es para las plantas. Si las mantenemos demasiado cómodas (al usar  fertilizantes y pesticidas), las plantas crecen débiles, con menos nutrientes.


Otra explicación es que la agricultura orgánica promueve mayores niveles de diversidad y actividad microbial en la tierra, lo cual puede conducir a interacciones planta-microbios que resultan en niveles más altos de nutrientes en comparación con tierras que son fuertemente fertilizadas y fumigadas, que dependen de pesticidas y que están sujetas a prácticas intensivas de labranza.6artículo, estudio

 

¿Más nutrientes se traduce en mejorías en salud?

No lo sabemos, no he encontrado estudios que hayan analizado los cambios en diferentes marcadores de salud después de dietas con vegetales orgánicos vs. convencionales.7Sí hay algunos estudios que han hecho la comparación, sin embargo, compararon vegetales orgánicos con vegetales convencionales con la misma concentración de nutrientes. No sorprende que no hayan encontrado diferencias.

Mi intuición me dice que si ya consumes suficientes frutas y verduras convencionales, cambiar a orgánico no hará una gran diferencia en tu salud.

 

Pesticidas, ¿los vegetales orgánicos son más seguros?

Recordemos, la agricultura orgánica sí puede usar pesticidas, tanto sintéticos como de materiales naturales. Es lógico pensar que los pesticidas naturales son menos tóxicos, pero ese no siempre es el caso, algunos pueden ser más tóxicos que los usados en la agricultura convencional.

La mayor diferencia en ambos tipos de agricultura no está en el tipo de pesticida o en su toxicidad, sino en la cantidad usada. Según el análisis de 343 estudios que mencionamos anteriormente, los residuos de pesticidas en vegetales orgánicos son 4 veces menores que en los convencionales. Los cultivos orgánicos también tienen menos concentraciones del metal tóxico cadmio (-48%).

También se ha encontrado que niños que consumen una dieta orgánica tienen hasta 8 veces menores concentraciones de residuos de pesticidas en orina.8estudio, estudio, estudio

Entonces, ¿lo orgánico es más seguro?

No necesariamente.

Deja me explico.

A pesar de que los vegetales convencionales tienen más residuos de pesticidas, sus concentraciones están muy por debajo de las que pudieran causar efectos adversos en la salud: solo el 0.53% de los vegetales estudiados en el 2015 excedieron la ingesta diaria admisible (IDA) –la dosis que se puede ingerir a diario por toda una vida sin efectos adversos–. Este límite de ingesta tiene un amplio margen de seguridad: es 100 veces menor que la dosis inocua más alta.

Yo también lo tuve que leer dos veces: aún y cuando las personas sobrepasen la dosis límite de ingesta de residuos de pesticidas, esta dosis es aún 100 veces más baja que la dosis que pudiera tener efectos. Es decir, la posibilidad de que los pesticidas usualmente ingeridos en la dieta sean dañinos es virtualmente inexistente.

El 95.4% de los residuos de pesticidas son menos tóxicos que la cafeína. Pero no tememos al café, ¿verdad? 😉  Fuente

En un mundo ideal no deberíamos de usar pesticidas, pero la evidencia indica que no deberían ser causa de alarma.

 

¿Qué nos dice todo esto? ¿Los vegetales orgánicos son más saludables?

Si por más saludable nos referimos a efectos negativos de pesticidas, no, no es más saludable.

Si por más saludable nos referimos a más nutrientes, probablemente sí, pero no necesariamente.

La agricultura orgánica es una mejoría a la convencional, pero, como dice Pollan, está lejos de llegar al ideal orgánico (un sistema modelado en base a la naturaleza que no requiere químicos, uno en el que se le regresa a la tierra lo que nos da), el cual sin duda tendría una superioridad nutricional.

Las grandes compañías orgánicas probablemente siguen el mismo sistema de las convencionales: monocultivos con pocas rotaciones, prácticas de labranza, uso de pesticidas y fertilizantes (aunque orgánicos). Se podría decir que son compañías convencionales con algunas restricciones –después de todo, la gran industria alimentaria es dueña de la mayoría de las compañías orgánicas–.

Debido a la gran variabilidad en las técnicas de cultivos permitidas en los productos orgánicos, como consumidores es difícil saber si los vegetales orgánicos que compramos se cosechan con métodos que mejoran su calidad nutricional.

En resumen, si tu única razón de comprar orgánico es mejorar tu salud, no es necesario.

 

Continúa leyendo:

 

Lee la guía de alimentación:

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

4 comentarios en “Alimentos orgánicos, ¿en realidad son más saludables?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Apúntate gratis al
curso de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.