Dieta flexible: por qué ser menos estricto con tu alimentación es mejor para perder peso

Healthy Eating.

Eliminar alimentos «malos» o “prohibidos” es una estrategia que regularmente tomamos para perder peso. Ya sabes, decirle adiós al alcohol, a tu postre preferido, o a los carbohidratos en general, para convertir a tu dieta en un martirio.

Tratamos de ser perfectos y cualquier resbalo de nuestra dieta se toma como una derrota.

¿Pero qué tal si te digo que ser demasiado estricto con tu dieta está destinado a fracasar?

 

A mayor restricción, mayor antojo 

Seguir una dieta estricta desencadena antojos de aquello que restringes. ¿No te das permiso de comer pastel? Ahora lo quieres más que nunca. Así es la naturaleza humana: queremos lo que no podemos tener. 

Lo malo es que tener antojos y resistirlos incrementa tus probabilidades de fracasar en la pérdida de peso. Entre más los resistes, más te ganan, y eventualmente sucumbes ante ellos mediante un consumo excesivo de calorías1estudio, estudio.

antojos y dieta flexible

En lugar de ayudarte, una mentalidad restrictiva produce lo contrario: ganancia de peso2estudio. Y no solo afecta tu peso negativamente, sino que también afecta tu estado emocional: tienes cambios de humor, sientes ansiedad y en general te sientes miserable. En el peor de los casos, puede llevar a desórdenes alimenticios3estudio.

La solución es ser flexible con tu dieta. Aunque suene paradójico, para perder peso y mantenerlo al largo plazo, es necesario darte permiso de comer lo que quieras.

 

Puedes comer lo que sea   

Veamos dos escenarios:

  • Paola está a dieta y ha seguido su plan a la perfección en los últimos 5 días. Se le antoja algo dulce, mas no sabe si debe ceder a su antojo por miedo a “romper” su dieta. Lo resiste y resiste pero por más que ejercita su fuerza de voluntad, finalmente cede, y, debido a los antojos que ha generado, termina devorando un paquete entero de galletas. Se siente culpable y abandona su dieta por completo.
  • Contrasta esto con el caso de Mau: ha sido consistente con su dieta y se le antoja algo dulce, se come una galleta, la disfruta, se da cuenta que no es gran cosa y continua con su plan alimenticio sin problema. Mau satisfizo su antojo sin que se saliera de control.

¿Quién crees que tenga más éxito al largo plazo?

Si has seguido tu dieta consistentemente, puedes permitirte antojos de vez en cuando. ¿Nieve de menta con chispas de chocolate? ¿Una stout? ¿Pay de plátano con cajeta? ¿Una rebanada de pizza? Todo se vale.

Ahora, una dieta flexible no significa atascarte de chatarra y racionalizarlo como “flexibilidad”, significa cambiar tu mentalidad:

Tienes un antojo, lo sientes y te preguntas: “¿en realidad lo necesito satisfacer en este momento?”:
Si la respuesta es no, pospones tu antojo para otro momento.
Si es sí, no lo peleas y lo satisfaces con moderación. Sin juzgarte, sin culparte.

En teoría esto suena fácil, pero sé que no lo es. Estar en contacto con lo que sientes toma tiempo y práctica. Eventualmente, te costará menos trabajo hacerlo.

Considerando que la pérdida de peso ocurre en un lapso de meses (incluso años), ¿qué representa una “mala” comida o un pequeño antojo de vez en cuando?

Es insignificante.

Si tienes un antojo que no puedes controlar, date permiso de satisfacerlo. Tómate esa cerveza que se te esta antojando, ese cono de nieve, o aquellas galletas con leche. Después continua con tu dieta como si nada hubiera pasado.

dieta flexible
Ambos platos pueden ser parte de tu dieta.

Esta mentalidad no solo te permite perder peso sin volverte loco, sino que te ayuda a mantener la pérdida de peso con facilidad –algo que el 80% de las personas no puede lograr–.4estudio, estudio, estudio

¿Para qué sufrir y angustiarte cuando no tienes que hacerlo?

Mientras que comas “saludablemente” el 80-90% del tiempo, lo que hagas el 10-20% restante no importa. Si mantienes tus calorías bajo control, puedes consumir tu postre favorito de vez en cuando, perder peso y mejorar tu salud al mismo tiempo.

Lo importante es saber que puedes comer lo que sea si tú quieres. Reconocer esto hace el proceso de perder peso mucho más placentero y sostenible.

 

Continúa leyendo:

 

Lee la guía de alimentación:

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

6 comentarios en “Dieta flexible: por qué ser menos estricto con tu alimentación es mejor para perder peso”

  1. Muy interesante y aún más cuando se viene de la mentalidad de que las dietas siempre son restrictivas al 100%. Gracias por el dato Master.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Apúntate gratis al
curso de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.