Entendiendo tu lesión y por qué el lugar de tu lesión (probablemente) no es el lugar del problema

dolor-hombro

Pepe sufre de dolor de hombro desde hace unas semanas.

¿La causa? Quien sabe, nunca se golpeó ni se cayó. El dolor apareció de la nada y fue empeorando con el paso del tiempo.

Va con el doctor, le revisa solamente el hombro, le indica que tiene una “tendinitis” y le receta antiinflamatorios y una semana de reposo para solucionar el problema. Pepe toma el medicamento, no entrena por una semana y el dolor desaparece. Pepe está feliz como una lombriz. Pero cuando regresa a entrenar el hombro le molesta otra vez.

Regresa con el doctor para ver qué está pasando, pero la historia es la misma:

Tienes una tendinitis, toma estos antiinflamatorios.”

Y el ciclo se repite.

Los antiinflamatorios solo tapan el problema, no lo resuelven.

¿Qué está pasando? ¿Cómo podemos explicar esta lesión?

Como siempre digo, el primer paso para resolver algo es entenderlo.

 

Entendiendo tu lesión y la ley del movimiento repetitivo

Es común culpar al lugar de tus síntomas como el lugar del problema: te duele la rodilla, así que hay revisar la rodilla y solamente la rodilla. Si el dolor viene de ahí, la causa de la lesión debe de estar ahí. Este puede ser el caso en lesiones de contacto: alguien te patea en un partido de fútbol y sales con un esguince de rodilla; el crimen no es difícil de resolver.

Pero esto no explica otro tipo de lesiones. Aquellas que se acumulan con el tiempo y que un día aparecen de la nada, o aquellas que se hacen presentes por movimientos inofensivos como abrocharse las agujetas o alcanzar algo en una repisa.

La ley del movimiento repetitivo nos permite entender este tipo de lesiones de una manera sencilla.

L= la lesión, el lugar de los síntomas

N= el número de repeticiones impuestas en los tejidos. La forma más fácil de verlo es en la forma de entrenamiento, por ejemplo, hacer 100 repeticiones de press banca en lugar de 50 son más repeticiones impuestas en el hombro, pecho, triceps, etc. (los tejidos). Pero no solo se refiere al entrenamiento, la repeticiones son cualquier actividad que repites:**

  • Estar sentado todo el día en una postura encorvada tecleando en la computadora es una gran y constante repetición.
  • Los pasos que das cada día.
  • Tocar un instrumento musical por horas y horas sin descanso.
  • Agacharte para recoger algo del piso.

F= la fuerza de cada repetición expresada como función de tu fuerza máxima. Deja me explico. Digamos que 2 sujetos van a levantar 50 kilos en el press banca, pero ambos tienen diferentes niveles de fuerza máxima:

  • Fuerza máxima de sujeto A: 150 kilos
  • Fuerza máxima de sujeto B: 100 kilos

¿Qué sujeto (y sus tejidos) será capaz de tolerar mejor la carga? ¿En qué sujeto (y sus tejidos) el estrés de la carga será menor?  En el sujeto A, porque es más fuerte. Y ser más fuerte significa que cargas externas (como los 50 kg del press banca) imponen menos estrés al cuerpo. (Esta es una razón por la cual el entrenamiento de fuerza ayuda a prevenir lesiones).

A= la amplitud, o de forma más entendible, el rango de movimiento. Por ejemplo:

  • Un press banca en el que la barra no toca el pecho tiene menor amplitud/rango de movimiento que el que sí lo hace.
  • Al estar sentado todo el día pone a tu cadera tiene menor rango de movimiento  (siempre está flexionada), de la misma forma en que  tu columna torácica (espalda alta) tiene un menor rango al estar encorvada tecleando sin descanso.

Cualquier actividad que te mantiene en un rango de movimiento limitado puede incrementar el riesgo de una lesión, aunque un rango excesivo también puede ocasionar problemas.

R= relajación o descanso. Es el tiempo que dejas que el cuerpo y sus tejidos descansen. Por ejemplo:

  • Si haces 3 ejercicios de pecho 3 veces por semana, es probable que tu hombro no reciba mucho descanso.
  • Si la pasas sentado todo el día sin pararte a estirar o caminar un poco cada 30 minutos, tus tejidos de la cadera tampoco reciben mucho descanso.
  • Esto también aplica a la relajación que recibe el cuerpo como un todo; estar estresado todo el tiempo no ayuda para recuperarte.

Simplificando las cosas, una lesión se puede desarrollar cuando N y F son altos, y cuando A y R son bajos.

En el caso de Pepe podemos especular que su lesión del hombro se deba a que:

  • Tiene un trabajo en el que se la pasa tecleando todo el día sin descanso (R bajo) con una postura encorvada (N alto, A baja).
  • Le gusta entrenar pecho 2 veces por semana, mientras que casi nunca entrena espalda (N alto), y cuando hace press banca, la barra nunca le llega al pecho (A baja).
  • No tiene mucha fuerza corporal (F alto)
  • Su trabajo es muy estresante y se le dificulta “desconectarse” y relajarse cuando llega a casa (R bajo).

Esto nos hace pensar que su problema del hombro tal vez no tenga nada que ver con el hombro en sí. Los síntomas están ahí, pero el hombro no necesariamente es la causa de los mismos.

 

Interdependencia regional, o porque el cuerpo es un todo

Podemos relacionar una lesión con un crimen. Es lógico querer culpar al primer sospechoso, el que se encontraba más cerca de la escena. Pero tal vez el culpable estaba lejos de ahí. Tal vez quien detonó la bomba se encontraba a kilómetros de donde se llevaron a cabo los sucesos.

Lo mismo sucede en nuestro cuerpo: muchas veces el principal culpable de una lesión no se encuentra en el lugar de los síntomas sino en un sitio alejado.

Esto es un fenómeno llamado interdependencia regional, un concepto que se refiere a como “disfunciones aparentemente no relacionadas en una región anatómica distante pueden contribuir, o estar asociadas, con la principal queja”.

En el caso de Pepe, el hombro es el lugar de los síntomas pero probablemente otra(s) articulación(es) o grupos musculares sean los que más influyen en estos.

Todo está conectado.

Veamos el dolor de espalda baja como ejemplo. Personas con esta condición regularmente tienen menos movilidad en la cadera en comparación con pacientes asintomáticos1artículo. En estos casos, tratar la cadera (no la espalda) puede aliviar el dolor 2caso estudio, estudio, artículo.

Esto no se da en todas las personas, hay personas con dolor de espalda baja con excelente movilidad de cadera, pero nos da una idea de la importancia de la interdependencia regional.

Otro ejemplo sería analizar la espalda baja/pelvis en casos de dolor de cadera. Esto es exactamente lo que hizo un estudio: en corredores con dolor de cadera, movilizar la articulación sacroiliaca disminuyó el dolor.

También podemos encontrar una relación entre la cadera y la rodilla: movilizar la cadera puede aumentar la movilidad y disminuir el dolor en pacientes con osteoartritis de rodilla3estudio

Así mismo, se ha encontrado una relación entre dolor de rodilla y debilidad en los músculos de la cadera 4revisión. Esto sugiere que fortalecerlos sería una buena herramienta terapéutica.

Por otro lado, se ha mostrado una asociación entre restricción de movilidad en el tobillo y dolor de rodilla, y hay intervenciones en las que incrementar ese rango de movimiento resulta en disminución de los síntomas.

Un ejemplo exagerado: se ha visto que una dorsiflexión limitada en el dedo gordo del pie y tobillo pueden ser un factor en casos de dolor de espalda baja 5estudio, estudio. Una rigidez en tu tobillo y/o dedo gordo puede alterar la manera que caminas (o corres), lo cual  puede hacer a tu espalda trabajar el doble, algo que no la hace muy feliz. Esto es un ejemplo extremo que tal vez no se da muy seguido, pero ayuda a ilustrar la interconexión de todo el cuerpo.

Si nos vamos al tren superior, podemos ver relaciones similares:

  • Intervenciones en la columna cervical han mostrado efectos positivos al tratar dolor lateral en los codos.
  • Un estudio encontró que intervenir en la columna torácica resulta en alivios en dolor de cuello.
  • Otro estudio observó que al que manipular la columna torácica se dieron mejorías en dolor de hombro.

La lista puede seguir. Lo importante es ver la interrelación de todo el sistema corporal.

Regresando a Pepe, tal vez la forma de aliviar su hombro no es tratar al hombro directamente sino trabajar en otras áreas que mejoren su ecuación de la ley del movimiento repetitivo, es decir, aumentar la amplitud/rango de movimiento (A) y el descanso o relajación (R), y disminuir el número de repeticiones de estresores (N) y aumentar la tolerancia a esos estresores (F):

  • Mejorar su postura al trabajar (aumentar A) y darse descansos cada 30 minutos para estirarse y salir de su postura estática (aumentar R, disminuir N).
  • Mejorar su movilidad en la columna torácica (aumentar A).
  • Hacer menos ejercicios de pecho e incrementar los ejercicios de espalda (disminuir N y aumentar R).
  • De los pocos ejercicios de pecho que haga, mejorar su técnica y hacerlos con mejor rango de movimiento (aumentar A).
  • Incrementar su fuerza en el tren superior (disminuir F).
  • Trabajar en disminuir sus niveles de estrés (aumentar R).

 

Resumiendo

1. Entiende la ley del movimiento repetitivo y úsala para especular acerca de qué podría estar contribuyendo a una lesión.

2. Ve al cuerpo humano de manera holística. Es un todo donde cada una de sus partes están relacionadas. Todo está conectado.

3. El lugar de los síntomas puede no ser el principal lugar del problema. Para tratar una lesión, a veces es necesario trabajar en áreas que aparentemente no tienen nada que ver con el lugar de la lesión. No estoy diciendo que ignores el sitio de la principal queja, sino que es necesario explorar en otros lados.

4. Si tienes una lesión, busca a un profesional (actualizado) que evalúe no solo el lugar de los síntomas, sino todo el sistema corporal.

Ahora, el dolor no siempre implica un problema mecánico. Las articulaciones y grupos musculares importan, y mucho, pero no nos podemos de olvidar del único responsable de generar la sensación de dolor: el cerebro.  En este artículo hablo sobre lo que realmente es el dolor.

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Apúntate gratis al
curso de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.