Por qué tu estómago necesita descansar de comida (y ocasionalmente estar vacío) 

estómago vacío

Uno de los elementos de una alimentación saludable es que, la mayoría del tiempo, comas porque sientes hambre física

Y una de las características del hambre física es sentir rugidos en el estómago. 

Pero, ¿te has preguntado qué ocasiona estos rugidos y para qué sirven? 

Estos rugidos no solo te ayudan a mantener una adecuada salud intestinal, sino que también te ayudan a regular cuánto comes.  

Cuando han transcurrido suficientes horas entre comidas (o cuando ayunas), tu estómago e intestino delgado sigue un patrón de contracciones conocido como el complejo motor migratorio (CMM). Cuando comes, este patrón se interrumpe.1fuente

Ahora, no hay número de horas específicas para que el CMM se active. Todo depende de lo que comas. 

Si solo comiste una manzana, es probable que el CMM empiece una 1-2 horas después.

Pero si comiste un plato con filete de carne, una gran porción de verduras y una papa al horno, el CMM se tardará mucho más en activarse. 

El CMM se caracteriza por varias fases, desde ninguna contracción en la fase I hasta la más alta contractibilidad durante la fase III. 

Las contracciones de la fase III son las que generan los rugidos.

Estas contracciones sirven como una “limpieza” de tu tracto gastrointestinal (no diré détox, no lo haré). En específico, limpian partículas de alimentos residuales, desechos y microbios, y así preparan al estómago para la siguiente comida.2fuente

Esto puede explicar porque un CMM alterado predispone o incrementa el riesgo de sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO, por sus siglas en inglés).3fuente

Tiene sentido: si las contracciones para “limpiar” tu estómago e intestino están ausentes o alteradas, es más probable que permanezcan “malas” bacterias y, por ende, que tengan un sobrecrecimiento. 

Otra relacionada función de las contracciones de fase III es que sirven como una señal de hambre física, una señal que podemos sentir y usar como fuente de información para saber cuándo comer.4fuente

Si las contracciones de fase III preparan al estómago para la siguiente comida, el hambre que se relaciona con estas contracciones quizás sea una forma que nuestro cuerpo nos dice:

“Ya limpié el estómago y está listo para que le vuelvas a dar comida. (La propina se agradece).” 

Por ejemplo, se ha observado que las personas con obesidad tienen menos contracciones de fase III en el estómago.5fuente, fuente

En otras palabras, tienen menos señales de hambre física lo que tal vez sea una señal biológica indicando que se necesita menos comida.6fuente

El problema es que muchas veces comemos sin haber sentido rugidos o una sensación de vacío. Es decir, comemos sin hambre. 

Si comemos frecuentemente a lo largo de todo el día, aunque sean pequeños snacks cada 2-3 horas, no dejamos que el estómago descanse y que el CMM haga su trabajo. 

Y así nos perdemos de sus funciones “limpiadoras” que son necesarias para una buena salud intestinal. 

También se incrementa el riesgo de comer por encima de nuestras necesidades fisiológicas.

Todo esto se resume a lo que mencioné al inicio: la mayoría del tiempo come cuando sientas hambre física, es decir, cuando sientas rugidos o una sensación de vacío en el estómago. 

Pero ahora sabes el porqué de esta recomendación.

Y ojo, dije la mayoría del tiempo, no siempre. Aquí no hay absolutos. 

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Aprenderás a comer mejor sin complicarte la vida.
26 lecciones, una cada día, de no más de 5 minutos.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

Curso gratis

Aprende a comer mejor sin complicarte la vida

26 lecciones, una cada día,
de no más de 5 minutos.