La báscula te engaña: el mito del peso ideal y por qué tu peso no es un buen indicador de progreso

Weight Scale.

Te despiertas, te subes a la báscula esperando ansiosamente aquel número mágico, tu peso ideal. Segundos después te das cuenta de que tu peso se quedó igual o incluso subiste algunos gramos.

Te desesperas y te frustras ya que el trabajo que has hecho con tu alimentación y en el gimnasio no ha rendido fruto.

Y se repite el círculo vicioso: la siguiente semana te vuelves a subir y cruzas los dedos para que tu esfuerzo indique que has bajado de peso para terminar decepcionada y más frustrada.

El problema con esta relación es usar tu peso como el único indicador de progreso. Es como interpretar un libro por su portada, no te dice toda la historia.

El mito del peso ideal

En 1924, en su libro “La cura de la obesidad” el doctor Jean Frumusan dijo que el “peso ideal” de una persona debería de ser, en kilos, el número de centímetros de la estatura de una persona arriba de un metro. De aquí viene el origen de afirmaciones como “si mides 1.55 debes de pesar 55 kg”.

Sin embargo, el Dr. Frumusan se basaba en intuición, no en evidencia científica.

También está el famoso índice de masa corporal (IMC) que relaciona tu estatura con un peso saludable.

IMC no funciona
Fuente: naturehouse.es

Según estas tablas, Arnold Schwarzenegger hubiera sido clasificado como tener obesidad a pesar de tener un porcentaje de grasa corporal de un solo dígito.

En el otro extremo, alguien pudiera ser clasificado como tener un peso saludable cuando en realidad tiene obesidad de peso normal. A pesar de tener un peso “ideal”, tiene un mayor riesgo de enfermedades crónicas como enfermedad cardiovascular. ¿Por qué? Porque tiene mucha grasa y poco músculo.1fuente

El problema de usar tu peso como el único indicador de salud y progreso es que no te dice de dónde proviene ese peso.

Pérdida de peso y pérdida de grasa no son lo mismo

La báscula solo te dice tu peso total: músculo, grasa, agua, huesos, órganos, glucógeno y contenido intestinal.

No te dice cuánto tienes de cada uno.

Utilizarlo como el único medidor de progreso es navegar a ciegas. ¿Estás perdiendo/ganando grasa, músculo, agua? No lo sabemos y nunca lo sabremos si es lo único que medimos.

Maneras de perder o ganar peso sin que sea grasa ni músculo

1. Agua

Es común fluctuar entre 1 y 2 kilos de peso en un día por cambios en tu nivel de hidratación.

Un ejemplo ocurre al seguir una dieta baja en carbohidratos. Debido a que los carbohidratos consumidos se almacenan en forma de glucógeno, al restringirlos pierdes reservas de ellos y también de agua que se va detrás –cada gramo de glucógeno se almacena con 3-4 gramos de agua–.2fuente

¿Consecuencia? Durante la primera semana de esta dieta perderás mucho peso proveniente de agua, no necesariamente de grasa.

Si reintroduces carbohidratos a tu alimentación, la báscula se dispara hacia arriba. Pero no te asustes, recuerda que solo es agua.

2. Carbohidratos (glucógeno)

Si varías tu ingesta tu ingesta de carbohidratos durante la semana es muy probable que peses más cuando los consumas, ya sea durante el día o en una sola comida. De hecho, puedes llegar a ganar (o perder) hasta 5 kilos por aumentos en glúcogeno y agua sin ganar ni un solo gramo de grasa.3fuente

3. Contenidos intestinales

Todo lo que nuestro estómago e intestino contiene afecta nuestro peso. Ayuna por un día y te darás cuenta. Perderás peso que no es grasa, tal y como sucede cuando no te hidratas.

Por el otro lado, observa cuánto aumentas de peso después de atascarte en la cena de Navidad. Tu peso irá para arriba, pero dudo que sea de grasa o músculo.

Una de las maneras más fáciles de bajar de peso es simplemente ir al baño.

Un mejor indicador de progreso

Un mejor indicador de que tu cuerpo se está transformando es tu composición corporal: la proporción de tu peso que es grasa y músculo.  

Muchas veces asumimos que perder peso es bueno y ganarlo es malo. ¿Pero qué tal si todo el peso que ganaste es 100% músculo?

Eso es deseable, a pesar de que no seas un fisicoculturista o una modelo, mantener o incluso desarrollar tu masa muscular es una de las mejores cosas que puedes hacer. ¿Por qué?

No sólo el músculo se encarga darle forma a tu cuerpo, sino que aumenta tu metabolismo un poco, ayuda a que seas más fuerte, previene la diabetes y otras enfermedades, y te hace sentir bien.

Incluso puedes subir de peso (al ganar músculo) y verte mucho mejor, porque el músculo es más denso que la grasa.

Sé que es una idea difícil de aceptar ya que nos hemos metido en la cabeza que subir de peso es igual a subir de grasa.

Tomemos el cambio de peso durante 20 semanas de uno de mis clientes:

CAMBIO EN PESO FV
En 20 semanas bajó 5.5 kilos, y en todo este tiempo el peso estuvo subiendo y bajando.

Pero cuando tomamos en cuenta sus cambios en grasa y masa magra, las cosas se ven muy diferentes:

CAMBIO EN GRASA MUSCULO
Perdió 12 kilos de grasa y ganó 6.5 kilos de masa magra.

Si solo nos hubiéramos enfocado en su peso, parecería que no hubiera progresado mucho.

Concéntrate en quemar grasa (no peso) y ganar o mantener tu músculo, y tu cuerpo se transformará.

No te obsesiones por un número

Hay muchas cosas que la báscula no mide: no te dice qué tan fuerte eres, cómo te ves, cómo te sientes y lo que vales como persona. No te obsesiones por buscar un número específico.

Tu peso es solo una herramienta de muchas para valorar tu progreso. Si te sientes cómodo en tu cuerpo, lo que indique la báscula es irrelevante.

La báscula solo puede darte un valor numérico de tu relación con la gravedad. Eso es todo. No puede medir belleza, talento, propósito, posibilidad, fuerza o amor. No les des a la báscula más poder del que ha ganado. Toma nota del número, luego baja de la báscula y vive tu vida.

Steve Maraboli

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

4 comentarios en “La báscula te engaña: el mito del peso ideal y por qué tu peso no es un buen indicador de progreso”

  1. Excelente artículo… Altamente agradecido por tan valiosa información… De verdad gracias y que continúe tu éxito… Porque estoy seguro que personas como tú, que dan de lo mejor de ellos recibirán también lo mejor De Dios y el Universo… Ley de Reciprocidad

  2. Excelente información, muchas veces nos obsesionamos con el peso y por no ver la imagen grande perdemos perspectiva. Gracias por la valiosa información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Apúntate gratis al
curso de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.