La guía para una alimentación sostenible (sin despedirte de la carne)

Una alimentación saludable es aquella que es tanto nutritiva como sostenible. La solución no está en eliminar la carne, sino en reducir nuestro consumo y seleccionar las mejores fuentes.
alimentación sostenible

No hay decisión diaria que tenga mayor impacto en nuestro planeta como nuestra alimentación.

Y nuestra alimentación actual no es sostenible. 

Los alimentos que comemos y la forma en la que los producimos son la principal causa de degradación medioambiental:

  • Emite hasta el 30% de los gases de efecto invernadero y son la segunda mayor causa de cambio climático.1fuente, fuente
  • Ocupa 40% de la tierra, el área de toda Sudamérica y África juntos.2fuente, fuente
  • Causa contaminación por medio de nutrientes que altera ecosistemas y la calidad del agua.3fuente
  • Es la mayor amenaza hacia la biodiversidad y extinción de especies.4fuente

A lo anterior podemos agregar el uso desmesurado de antibióticos en la producción de carne que ponen en peligro la salud pública, y la exorbitante cantidad de desperdicios: a nivel global desperdiciamos un tercio de la comida destinada para consumirse, alrededor de 1,300,000,000 kilos.

Los datos anteriores son desconcertantes. Es irónico que la manera en que producimos aquello mismo que nos nutre, la comida, también sea una de las principales causas que amenaza la vida en el planeta.

Podemos (y necesitamos) hacer algo al respecto. 

Para mantener nuestra salud y la del planeta es imperativo integrar nutrición con sostenibilidad.

nutrición y sostenibilidad

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), una alimentación sostenible es aquella nutricionalmente adecuada, con un bajo impacto medioambiental, económicamente accesible, y culturalmente aceptable.

4 elementos de alimentación sostenible

¿Qué tipo de alimentación cumple con estos requisitos? 

De la misma forma en la que no hay una forma definitiva de una alimentación “saludable”, tampoco hay una forma definitiva de una alimentación “sostenible”. 

Sin embargo, sí existen principios generales a seguir. 

Más vegetales, menos animales

Come alimentos, no demasiado, principalmente plantas.

Michael Pollan

Para alimentarnos de manera nutritiva y sostenible necesitamos dos cosas. 

La primera (y la más importante) es comer más vegetales y menos alimentos de origen animal, especialmente la carne. No eliminamos productos animales, sino que los incluimos en pequeñas o moderadas cantidades (más adelante vemos cantidades específicas). 

Además de ser nutritivos, los vegetales (frutas, verduras, tubérculos, legumbres, cereales no procesados, nueces) en general tienen un menor impacto medioambiental que los productos animales (carne, pescado y lácteos). 

Su impacto medioambiental incluye cuatro factores:

  • Emisiones de gases de efecto invernadero
  • Uso de tierra
  • Uso de agua
  • Contaminación por medio de nutrientes (acidificación y eutrofización)

Un estudio calculó el impacto medioambiental relativo –el promedio de los 4 factores anteriores– de una porción de los diferentes alimentos y encontró lo siguiente:  

Impacto medioambiental relativo de diferentes alimentos

impacto medioambiental de alimentos
Entre más alto el número, mayor el impacto.

Los alimentos de fuente animal, en especial la carne roja, son los que mayor impacto tienen. Por lo tanto, es imperativo reducir su consumo y a su vez incrementar nuestro consumo de vegetales. 

A una alimentación rica en vegetales y baja en carne se le puede llamar vegetarianismo flexible, flexitarianismo o simplemente una alimentación baja en carne. Es irrelevante cómo le llamemos.

Lo que sí es claro es que abogar por el vegetarianismo y veganismo no es la solución. Mientras que pueden ser una buena solución para un individuo, no son la solución para la sociedad en conjunto.  

Lo segundo que requerimos para alimentarnos nutritiva y sosteniblemente es basar nuestra dieta en alimentos reales, aquellos que vienen de la naturaleza con una mínima (o nula) manipulación del hombre, como frutas, verduras, tubérculos, legumbres, nueces, cereales no procesados, huevo, pescado y carne fresca.  

Los alimentos ultraprocesados o chatarra no solo no nutren, sino que dañan al medioambiente.  El hecho de que sean procesados y que cuenten con una multitud de ingredientes incrementa sus emisiones de gases de efecto invernadero, y su uso de agua y tierra. Su contribución a la contaminación de plástico también es sustancial si consideramos que el 60-80% de los productos empaquetados en supermercados son ultraprocesados.5fuente

Esto no significa que nunca comas alimentos chatarra, pero que los minimices lo más posible.  

Ahora adentrémonos en los detalles. 

¿Qué cantidades de alimentos de fuente animal se pueden comer de manera sostenible? 

El mexicano promedio actualmente come 750 gramos de carne (res, pollo, puerco) a la semana, el español 1 kilo y el estadounidense 1.3 kilos. 

Esto no es sostenible. 

¿A cuánto exactamente necesitamos disminuir nuestro consumo? 

Debido a que no todos los productos animales tienen el mismo impacto, la cantidad varía según el alimento del que hablemos.6Las recomendaciones que hago vienen de fuente, fuente, fuente, fuente.

Cantidad sostenible de carne de res por semana

Cantidad sostenible de pollo y puerco por semana

Cantidad sostenible de pescado y mariscos por semana 

Cantidad sostenible de lácteos por día 

Y si es posible, compra orgánico y local, son opciones más sostenibles, aunque su beneficio es menor en comparación con disminuir el consumo de carne (sea orgánico o no).7fuente

Seguir estas recomendaciones reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en un 54% y los demás impactos medioambientales (uso de tierra, agua y contaminación por nutrientes) en un 8-23%. 8fuente, fuente

El espectro de la proteína sostenible

Podemos resumir las recomendaciones de una alimentación sostenible en un espectro que te guía para saber que alimentos ricos en proteína priorizar en tu alimentación y cuales minimizar (o evitar).⁠

proteína sostenible

¿Y cómo voy a cumplir con mis requerimientos diarios de proteína? 

La baja cantidad de carne de una alimentación sostenible pudiera dificultar cumplir con tus requerimientos diarios de proteína

Si este es tu caso, apóyate de suplementos, ya sea proteína de suero o vegetal. Son una opción barata, práctica y nutritiva. 

Y mientras que la proteína de suero es un lácteo, es uno de los alimentos más sostenibles que hay, incluso a la par de algunos vegetales. 9fuente

No tenemos otra opción 

Para conservar nuestra salud y la del planeta, necesitamos cambiar lo que comemos.

Nuestra alimentación es una oportunidad para votar sobre el futuro que queremos. 

Y de la misma forma que no tienes que ser perfecto para mejorar tu salud, tampoco tienes que ser perfecto para ayudar al planeta. ⁠

Empieza hoy. Empieza pequeño y progresa de ahí. 

Comer 30% menos carne da 30% del beneficio. Y 30% es mejor a nada. ⁠

Todo cuenta. 

Actúa como si lo que haces marcara la diferencia. Sí lo hace. 

William James

Únete y accede al curso gratuito de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las preguntas y comentarios son bienvenidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Apúntate gratis al
curso de alimentación

Descubre las 5 lecciones esenciales para comer mejor sin complicarte la vida.