La falta de tiempo NO es una excusa

falta de tiempo

“Decir ‘no tengo tiempo’ es solo una excusa”.

Una de las frases “motivacionales” más repetidas que se suponen que te motivan para que hagas ejercicio o comas saludable. 

No sé a ti, pero a mí no me motivan. 

¿A ti te motivan? 

Y es que decir “no tengo tiempo” o “tengo poco tiempo” no necesariamente es una excusa.

En mi experiencia, decirlo muchas veces significa algo como:  

“Tengo muchas cosas ocurriendo en mi vida en este momento (hijos, trabajo, estudios, cuidados de la casa y demás) y todas estas cosas son importantes. 

No puedo (ni quiero) dejar de hacerlas. 

Y no he podido o no he sabido cómo organizar mi tiempo para comer saludable y hacer ejercicio”. 

Es manejo del tiempo, sí, pero no del tipo “deja de desperdiciar tiempo viendo redes sociales”. 

Es cierto que cuando sentimos que tenemos poco tiempo para invertirle a nuestro cuerpo y salud muchas veces el problema no es la falta de tiempo en sí, sino que invertimos parte de este en actividades que en realidad no son importantes: acumular horas viendo redes sociales, compartiendo memes en Whatsapp o viendo Netflix. 

¿Son entretenidas? 

Sí, pero no importantes. 

En estos casos, es necesario hacer tratos contigo mismo: decirle “no” a una actividad que no es importante para decirle que “sí” a lo realmente prioritario.

Pero aquí no me estoy enfocando en estos casos. 

¿Qué hacer cuando muchas actividades son importantes y valiosas (o al menos, se sienten algo importantes), pero no hay suficientes horas en el día para ellas? 

Para prácticamente todos, esta es la naturaleza de nuestra existencia. 

Nuestro tiempo es finito y no hay ni habrá tiempo para todo, ni en un día ni en toda una vida. 

Solía ver esta situación como lamentable y desear una existencia en la que no tuviera que escoger entre actividades que son valiosas para mí. 

Quería tener el tiempo para ejercitarme y tener una casa superordenada y tocar la guitarra y leer y meditar y cocinar comida saludable y trabajar en ese proyecto y entrenar a mi gato Kino y convivir con mis amigos. 

Y me sentía mal cuando no podía hacerlo todo. 

Pero es que no es posible hacerlo todo.

Oliver Burkeman, en su libro “Cuatro mil semanas” (que te recomiendo), me hizo verlo de otra manera (y aquí parafraseo algunas de sus palabras):

El hecho de decidir entre actividades valiosas es lo que le da sentido a la vida. 

Si no tuviéramos la oportunidad de perdernos de cosas, nuestras decisiones no significarían nada. 

Visto de esta manera:

El elegir hacer esto en lugar de aquello, en lugar de verse como una pérdida, se convierte en una afirmación, porque dentro de tu menú de opciones, esto es lo decidiste que es más importante en ese momento o a lo largo de tu vida. 

Como el otro día que decidí no ir a pasear en la montaña con mis amigos (algo que es importante para mí) porque decidí pasar la mañana trabajando en un proyecto que también es importante para mí. 

Es diferente pensar “me perdí un día senderismo” a “escogí trabajar en este proyecto”. 

Uno es una pérdida, el otro una afirmación. 

Y si para ti lo importante es cuidar de tu cuerpo y salud es posible que en ciertos periodos de tu vida dejes a un lado ciertas actividades placenteras o descuides ciertas obligaciones, no como un sacrificio, sino como lo que conscientemente quisiste y decidiste hacer con tu limitado tiempo. 

O puede que sea lo opuesto: temporalmente descuidas tu cuerpo y salud para darle espacio a otras cosas que consideraste más importantes. 

Todo esto suena genial, pero… ¿cómo ponerlo en práctica? 

Para allá voy. 

Un problema de administrar nuestro tiempo no es que no sepamos distinguir entre actividades que importan y aquellas que no, sino que muchas cosas se sienten importantes. 

Y el reto es saber cómo decidir qué actividades descuidar y sentirte en paz con ello. 

Descuidas actividades importantes para enfocarte en las que más importan. 

Y aquí te comparto un principio que tomé del libro de Burkeman que a su vez tomó de Jessica Abel que a su vez tomó del mundo de finanzas personales:

Págate a ti primero. 

En finanzas es así: 

Si el día que recibes tu sueldo, tomas una porción de este y lo ahorras o inviertes, es probable que nunca sientas que te falta dinero.  

Pero si lo haces al revés, esperar a ver qué tanto dinero te sobra a final de mes para ahorrar o invertir, es probable que no te sobre mucho (o nada) porque lo gastaste en cosas que consideraste relevantes al momento de comprarlas. 

Lo mismo con tu tiempo: 

Si tratas de encontrar el tiempo para tus actividades más valiosas al primero lidiar con las todas las demás demandas de tu tiempo, con esperanza de que te sobre tiempo al final, te darás cuenta de que no sobrará. 

Entonces:

Si una actividad es muy importante para ti –puede ser ejercitarte o un proyecto creativo o cocinar saludable o cultivar una relación, lo que sea– la única manera de que la implementes es que lo hagas hoy

No importa que tan poco hagas y no importa que tantas otras cosas haya en tu lista de quehaceres que demandan de tu atención. 

Para muchos esto significa hacerlo a primera hora del día. 

Para otros, programarlo en su calendario y comprometerse a hacerlo la hora programada sin importar que otras cosas hayan estado haciendo antes de eso. 

Esto implica tomar decisiones difíciles: descuidar actividades importantes para decirle que “sí” a otra que es más importante. 

La realidad es que, si no haces el tiempo hoy, no habrá un momento en el futuro en el que terminarás con todos tus pendientes y mágicamente tendrás tiempo libre. 

Haz el tiempo. 

Págate a ti primero. 

Aprende a comer saludable de una vez por todas.

¿Te confunde tanta información contradictoria de nutrición?

Si quieres ganar claridad acerca de lo que necesitas para realmente comer saludable y así sentirte más cómodo con tu cuerpo, ganar energía y mejorar tu salud, entonces apúntate a mi curso gratuito aquí: 

Si crees que el artículo puede ser útil para otros, ¡compártelo!

Tus preguntas y comentarios van aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio

¿Te confunde tanta información contradictoria
de nutrición?

Si quieres ganar claridad acerca de lo que necesitas para realmente comer saludable y así sentirte más cómodo con tu cuerpo, ganar energía y mejorar tu salud, entonces apúntate a mi curso gratuito aquí: 

*Nada más al apuntarte, en la primera lección, te comparto una perspectiva que cambiará cómo piensas acerca de la alimentación.

**Ah, y nada de fórmulas mágicas, dietas raras ni «hacks». 

Apuntarte es gratis y te puedes dar de baja cuando quieras.